Wang Shubao termino tetrapléjico a los 36 años después de un accidente automovilístico . 

Wang sufrió un accidente automovilístico en el 2006, cuando tenía 36 años. Lo primero que vio al revivir fueron las lágrimas que corrían por la cara de su mamá, que había estado día y noche todo ese tiempo.

Wei Mingying usó todos sus ahorros en los gastos del medico de su hijo e incluso llegó a traer una deuda de 120.000 yuanes (más de 17.300 dólares). La mujer dijo a los periodistas que en algún instante fue tan pobre que no comió durante un mes completo. Mingying perdió 20 kilos a lo largo de los estos años y ahora solo pesa 30 kilos.

El padre de Wang murió cuando él era pequeño, dejando a su madre como su única opción de mantenerlo.

Mingying iniciaba su día a las 5:00 am para lavarle a su hijo, bañarlo, alimentarlo, limpiarlo, darle masajes y acomodar su cuerpo a fin de no crear úlceras.

El pasado mes la mamá notó que su hijo le sonreía, una señal de que iba en recuperación. Aunque el joven aún no podía moverse ni hablar, ahora puede escuchar a su mamá y sonreír en respuesta, según reportan las noticias.
“Estoy muy feliz. Espero que se recupere totalmente. Nunca voy a renunciar a él”, señaló Mingying. “Espero que pueda llamarme mamá algún día nuevamente”, agregó.

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!